Ximena Abogabir: La Vejez como experimento