TALLER DE AUTOBIOGRAFÍA PARA PERSONAS 60+

Las evocaciones, emociones, sensaciones, aquellas imágenes inconclusas, esos implacables episodios que cambiaron nuestro destino o dejaron profundas huellas a través de nuestro recorrido personal, van cobrando una relevante y motivadora significación cuando quedan plasmadas en el papel o la pantalla. Traspasarlos en palabras y transmitirlos creativamente con sello propio, además de convertirse en una verdadera pasión, nos permite redescubrir nuestra historia, escudriñarla, sentirla, plasmarla, pero también recrearla. La autobiografía es un género que, si bien se sustenta en un pacto tácito entre autor y lector, en que el primero se compromete a contar su verdad y el segundo a creer en ella, siempre se trata de realidades subjetivas, donde están permitidos ciertos elementos de ficción y puntos de vista del autor. Este taller también tiene el propósito de aprender formas narrativas para dejar un legado a futuras generaciones, tal vez, a nuestra propia familia: un documento que incluye sólo aquellas vivencias que estemos dispuestos a compartir.



FACILITA: PATRICIA LUTZ HERRERA Escritora y periodista Universidad Católica de Chile

Ha combinado su pasión por la prosa y la poesía, con la comunicación estratégica. Directora de revista Publicidad, fundadora de Teleduc (Canal 13); editora suplemento Mercados y Tendencias (Diario Financiero) y asesora comunicacional de PepsiCo, ING, ANACAF, Banco Itaú, entre otras empresas. Autora de: El Niño que fue, II Tomos, antología en que los grandes de las letras nacionales cuentan su infancia (Universidad Católica, 1975); Años de Viento Sucio, novela (Planeta, 1998); Lo Dijo Hernández Parker, biografía (Mare Nostrum, 2007); Insaciables, junto a Mónica Echeverría (Random House Mondadori, 2012).

TESTIMONIOS ALUMNOS TALLER 2019:

Me tocó hacer el taller con un grupo de personas muy diversas en el sentir, pensar y en sus experiencias de vida… Esto fue muy grato y enriquecedor porque imperó el respeto y sentido del humor, incluso en momentos álgidos como el estallido social, fenómeno que veíamos con diferentes perspectivas no excluyentes entre sí. Siempre pudimos encontrarnos y aportarnos mutuamente con cariño y profundizar cada uno en el autoconocimiento y aceptación del otro. Patricia Lutz contribuye a ello con maestría. Propone temas con alma, que llegan al hueso de uno misma por medio de las emociones que evocan… Y de premio, el tan preciado libro final que parecía un imposible y resultó tan bonito.

Pilar Larraín


Para mí, el taller me permitió adquirir técnicas de narración, que he plasmado en historias nacidas de mi propia existencia, en una actividad casi lúdica en la que se han generado espacios de amistad y confianza, rozando en lo catártico.

Carlos Muñoz


Mencionaría 3 descubrimientos: puedo escribir de una manera que resulta entretenida para los lectores; que el lenguaje escrito tiene un poder enorme para transmitir emociones y uno se va soltando de a poco y aprende como hacerlo y, lo que se escribe no es sólo un texto mejor o peor, más o menos entretenido, sino un reflejo de lo que se es. Uno se da a conocer a través del propio estilo que va perfilando de a poco.

Sonia Bralic


Fue un gran desafío y estoy muy contenta de haber tomado la decisión de hacer el taller. Me ha servido para mirarme y transmitir lo que soy y he sentido que me han escuchado.

Carolina Ferrer


Una gran experiencia que me ha conectado con muchas etapas de mi vida que tenía olvidadas, algunas dolorosas y también momentos bellos que volvieron a mi memoria. Aprendí nuevas formas narrativas y también se me abrió la oportunidad de dejar un legado a mi propia familia sobre mis vivencias y nuestros antepasados. Agradezco también las relaciones que se generaron con el grupo.

María Elena Ferrer


"El taller tuvo un significado muy importante para mí en el sentido de comenzar a escribir de manera sistemática y con pautas más técnicas, lo que sin duda es necesario para incursionar con un trabajo más profesional en materia literaria. Junto con ello, este taller abarca tres aspectos fundamentales del ser: lo espiritual, lo humano y lo psicológico. Además, se produce una comunicación interpersonal muy respetuosa, afectiva, sanadora entre el grupo, al poder expresar situaciones y vivencias que nos han acompañado desde la niñez. En este sentido la estructura y los temas están muy bien escogidos por Patricia Lutz, directora del taller, lo que permite este resultado.

Mónica Méndez