TALLER DE AUTOBIOGRAFÍA PARA PERSONAS 60+


Las evocaciones, emociones, sensaciones, aquellas imágenes inconclusas, esos implacables episodios que cambiaron nuestro destino o dejaron profundas huellas a través de nuestro recorrido personal, van cobrando una relevante y motivadora significación cuando quedan plasmadas en el papel o la pantalla. Traspasarlos en palabras y transmitirlos creativamente con sello propio, además de convertirse en una verdadera pasión, nos permite redescubrir nuestra historia, escudriñarla, sentirla, plasmarla, pero también recrearla. La autobiografía es un género que, si bien se sustenta en un pacto tácito entre autor y lector, en que el primero se compromete a contar su verdad y el segundo a creer en ella, siempre se trata de realidades subjetivas, donde están permitidos ciertos elementos de ficción y puntos de vista del autor. Este taller también tiene el propósito de aprender formas narrativas para dejar un legado a futuras generaciones, tal vez, a nuestra propia familia: un documento que incluye sólo aquellas vivencias que estemos dispuestos a compartir.



FACILITA: PATRICIA LUTZ HERRERA Escritora y periodista Universidad Católica de Chile



Ha combinado su pasión por la prosa y la poesía, con la comunicación estratégica. Directora de revista Publicidad, fundadora de Teleduc (Canal 13); editora suplemento Mercados y Tendencias (Diario Financiero) y asesora comunicacional de PepsiCo, ING, ANACAF, Banco Itaú, entre otras empresas. Autora de: El Niño que fue, II Tomos, antología en que los grandes de las letras nacionales cuentan su infancia (Universidad Católica, 1975); Años de Viento Sucio, novela (Planeta, 1998); Lo Dijo Hernández Parker, biografía (Mare Nostrum, 2007); Insaciables, junto a Mónica Echeverría (Random House Mondadori, 2012).



METODOLOGÍA:

La metodología busca ser respetuosa de la diversidad y del tiempo de sus integrantes: en cada sesión se entregan temas generales pero sugerentes, de diversa índole, ubicados en distintos tiempos y espacios. Cada participante lo enfoca escribiendo en su casa un texto que sintoniza con una etapa o episodio de su vida, de acuerdo a su propia interpretación y sensibilidad. Durante cada sesión se leen los relatos y los integrantes que deseen intervenir van haciendo por turno sus aportes. Se comparten experiencias generacionales, recuerdos, emociones… es difícil describir la atmósfera que se respira en estas horas. La facilitadora hace sus recomendaciones finales, para referirse al punto de vista formal, no al contenido. En cada sesión se entrega material didáctico sobre técnicas, elementos y novedades de la narrativa clásica y moderna, de manera que se vayan incorporando en los trabajos, a través del tiempo. Al final del taller se contempla un trabajo creativo de edición de contenidos, para que cada autor se lleve lo que ha producido. Una obra en permanente revisión.

TESTIMONIOS


Comenzamos el 12 de marzo alcanzamos a tener sólo una clase presencial. Y vino este periodo complejo difícil único que la muerte se hace presente tanto protagonismo.


Pero vivir el taller marzo abril Mayo Y lo que va de junio ha sido el mejor tiempo para mi

Ingresar al jardín de la memoria y adentrarse en esos pasillos luminosos soleados con nublados y hasta lluvia incluso me ha traído una vida de ayer en un hoy de lo que soy y cada semana es un encuentro inédito conmigo sacando lo mejor que puedo con tantas ganas de la vida es paradójico.


Con mis compañeros compartimos relatos que son un poco de cada uno real en hoy y profundos en el ayer nos acerca y alegra pues es un encuentro íntimo de lo mejor de cada uno donde no todo es gloria es simplemente vida y agradezco infinita mente la lucidez acogida y calidez de Paty ella nos guía de una forma mágica tal vez.


Agradecida desde lo más profundo por lo vivido y por lo que viene ya mañana, espero cada martes con mucha esperanza y ganas


Elizabeth Carbullanca



Tomé éste taller a través de la organización de Travesía 100 por la experiencia que tuvo mi hermana quien tomó éste taller el año pasado y ahora continúa en otra etapa.


Lo encontré muy positivo sobre todo por el largo tiempo que ya he recorrido en la vida

Y más que algo podemos recordar y contar los hechos vividos, los relatamos de la mejor forma, es lo que aprendemos y nos enseña Patricia Lutz.


Para sorpresa lo podemos hacer aunque nunca hemos escrito nada, a lo más, un recado en un papel!


Isabel Margarita Urzúa



Un día de agosto de 2019 recibí una invitación de Travesía 100, la que consistía en asistir a un taller de autobiografía para personas de sesenta y más años. No fue inmediata mi decisión de participar. De los géneros literarios la narrativa me atrae sobremanera y estaba en la búsqueda de cómo insertarme en su aprendizaje. La lectura en más de una ocasión de “El viejo y el mar” me ha hecho admirar la manera en la que Hemingway empatizó totalmente con el personaje principal, hasta revelarnos sus más íntimos pensamientos en un relato lleno de infinitos detalles realistas y

transportadores.


No obstante, me asustó que fuese un taller de autobiografía. Después de haber leído, por ejemplo, “Confieso que he vivido”, autobiografía que recoge las abigarradas memorias del poeta Pablo Neruda y siendo yo un hombre común, proveniente del mundo de los números, acostumbrado a escribir sólo informes, el desafío se me hacía más que imposible. Pudo más mi deseo de expresarme en el papel y decidí intentarlo.


Estoy muy contento y satisfecho por haber iniciado este viaje. Me he regocijado con el camino, tanto como con el acompañamiento de nuestra experta, cálida y empática profesora guía, la periodista señora Patricia Lutz. También he disfrutado de la compañía de mis condiscípulos en esta reveladora actividad, así como de mis eventuales oyentes y críticos. Recomiendo el taller, se trata de una actividad educativa y lúdica a la vez, que tiene la virtud de hacernos revivir fragmentos de nuestra travesía, archivados en nuestra memoria.


Carlos Muñoz



Este taller ha sido un sensible contenedor para mí, un regreso a la palabra después de un largo periodo de detención. Paty nos anima cada semana a llenar la hoja en blanco con vivencias que nos hacen despertar lugares del alma dormidos. Siempre agradecida.


María Inés Arribas



Este taller ha sido un espacio muy grato en el que bajo la conducción de Patricia Lutz podemos rememorar y revisar diferentes aspectos de nuestra vida. A medida que avanzan las sesiones se va desarrollando un ambiente muy acogedor que da confianza para ir abriendo episodios y reflexiones de lo que hemos vivido. No solo es posible acceder a técnicas de escritura que cada uno aplica de acuerdo a su propio carácter sino que también permite una oportunidad terapéutica respecto de las experiencias vividas. La pandemia no ha sido obstáculo para el desarrollo de las sesiones ya que hemos utilizado una herramienta de videoconferencia.


Renata González