Chacoteo Senior: Los Malones Por Alfonso Pérez


Por ahí por la década entre 1960 y 1970 los malones eran la "papa" entre la juventud de la época. Eran una especie de fiestas colectivas bailables cooperativas organizadas preferentemente los días Viernes, en casa de algún entusiasta "lolo" o "lola" del barrio o del grupo de referencia, que se iban rotando, semana a semana. Se empezaba de las 19 a 20 hrs y el tiempo limite eran las 12, bajo la mirada vigilante de los dueños de casa.

Cada uno aportaba lo que se podía conseguir, en la casa bebidas-sandwiches-queques-kuchenes. Otro llevaba tocadisco portatil, especie de maleta, con un cilindro, al disco de 45 se le ponía una "galleta" para que cupiera en el eje de los discos 33 1/3, o long Play.

El mas aficionado aportada a la colección de éxitos del momento. Se llegaba a la casa, se recogía la alfombra... empezaba el 1er disco y vamos rocanroleando. Las lolas muy arregladas, peinadas "escarmenado" y falda "plato" se sentaban todas juntas en un costado del living...En el otro costadado se ubicaban los lolos, con mocasines,jeans, gomina y peineta Pantera en el bolsillo de atras, perfumados con colonia "Flaño, Lancaster o Williams" eligiendo con la mirada y las sonrisas a las mejores bailarinas.


La bateria de Bill Halley y sus Cometas, indicaba una secuencia larga de rock and roll, en que desfilaban éxitos como"Rock around the clock", " When the saints go marching in", "Mambo Rock" y otras de la serie...


El que estaba a cargo del tocadiscos, ahora DJ, iba intercalando ritmo frenéticos, con discos de ritmos lentos... que eran momentos románticos para entregar mensajes, directos e indirectos a la lola que nos gustaba. En general se bailaba juntos, pero no tan apretado, porque estaban los mayores dado vuelta por el salón. Pero cuando podías poner las manos izquierdas unidas, al costado de tu pecho varonil...ya era algo bastante avanzado. Para que te digo cuando acercabas tímidamente tu mejilla a la mejilla de tu lola favorita... y la rozabas... ya era el sumun. Te acompañaban "Los Cuatro Aces" con "El amor es algo esplendoroso", "Los Platters", con "Only you " y Pat Boone con "Cartas de amor en la arena" y otros temas Latigudos. Algunas lolas más empoderadas y casi siempre muy buenas para el bailoteo, cuando las sacábamos a bailar, nos ponían como condición de aceptación, que invitáramos a las lolas que estaban "planchando" porque nadie las sacaba a bailar.


De repente el discjockey ( que casi siempre, era un compadre malito pal baile), terminaba abruptamente con el dulzor de los temas... y aparecía en los parlantes Chubby Checker y sus memorables..."Let's twist again" y el salón se encendía. Y vamos dándole a girar la cadera y la patita... hasta quedar acalambrado.


Luego habia un "breack" en que nos comíamos y nos tomábamos todo lo que habíamos traído. Mucho sanguchito de paté, unas rodajas de "brazo de reina" a veces, más secas que la lengua de loro, mucha Coca cola y Bilz y Pap...(muy poco alcohol). Y los mas atrevidos el clery... una rara bebida en ponchera, con mucho ginger ale, jugo de frutas, algo de vino blanco y unos trozos de fruta nadando, mucho hielo y se servia con un cucharón.


Los lolos mas grandotes, empezaban a buscar, disimuladamente el lugar donde el dueño de casa tenia "el trago" y mientras un patudo le metía conversación para distraerlo, la panda "sacaba un poquito de Johnnie Walker" para mezclarlo con la Coca o la Pepsi. Eramos campeones para vaciar esas miniaturas de botellas de diferentes licores que los dueños de casa guardaban como "hueso santo".


Como a eso de las 10 de las noche, se dejaban caer dos tipos de personajes, que empezaban a "echar a perder" lo que habíamos armado con tanta dedicación.


Unos eran los "paracaidistas" lolos que no eran del grupo, ni estaban invitados, pero atraídos por la música y la belleza de "nuestras" lolas, se dejaban caer ala fiesta y nos competían.


El otro grupo eran "las empanadas" (salían solo Sábados y Domingos) "constituidos por los cadetes navales y a veces militares" que llegaban con el encanto de su uniforme a quitarnos el terreno que ya teníamos avanzado con nuestras lolas preferidas.


Pero a las 12... no había tu tía. El dueño de casa, ya con cara de sueño, desenchufaba el tocadisco y todos para la casa. Quedaba el último recurso ofrecerse para llevar a la casa a nuestra lola de los sueños... Pero todo era muy romántico y con mucho respeto...hasta donde me han contado --- Lindos Tiempos Pasados¡!!!